Mujeres y máxima magistratura en El Salvador

Lilliam Arrieta de Carsana*

A pesar de que en El Salvador no existen barreras legales para la elección de mujeres en la Corte Suprema de Justicia (CSJ), en las últimas 3 décadas, las mujeres únicamente han representado el 23.6% de las personas electas en dicho tribunal.  El mayor número de mujeres que han integrado la Corte Plena en un mismo periodo han sido 6 de un total de 15 magistraturas, en el período de 2012 y 2015.  En la Sala de lo Constitucional, el porcentaje es todavía menor.  De 19 personas electas en la Sala de lo Constitucional entre 1994 y 2018[i], solo 2 han sido mujeres; es decir, apenas 10.5%.  Actualmente, integran la Corte Plena 5 magistradas y 10 magistrados, e integran la Sala de lo Constitucional, 1 magistrada y 4 magistrados. Más aún, nunca se ha elegido a una mujer en la presidencia de la CSJ, a pesar de que, comparativamente, según datos del Banco Mundial, en 2016, 26 países ya tenían a una mujer presidiendo su más alta corte[ii].

Si partimos de la premisa de que no hay barreras legales, dado que no puede decirse que en las actuales condiciones los requisitos establecidos en la Constitución y en las leyes de El Salvador creen obstáculos para la participación de la mujer en la elección de la CSJ; si las mujeres somos mayoritarias en las aulas universitarias en la carrera de ciencias jurídicas -donde nos va muy bien académicamente-; si nuestra capacidad profesional está más que demostrada y si tomamos en cuenta que en el país hay casi el mismo número de juezas que jueces ¿por qué no se eligen a más mujeres en la máxima magistratura?

Al revisar las cifras sobre participación en las etapas del proceso de selección de la CSJ en la última década, se advierte que las mujeres somos minoritarias en todas ellas: las asociaciones de abogados postulan menos candidatas en la elección de la Federación de Asociaciones de Abogados de El Salvador (FEDAES) y los abogados elegimos a menos mujeres por voto directo; por lo que, si bien habría que realizar los estudios que permitan conocer las razones,  las cifras muestran que en esta etapa del proceso hay una marcada preferencia por los candidatos, en perjuicio de las candidatas. En el proceso que organiza el Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ), a pesar de que cualquier persona que tenga interés y cumpla con un mínimo de requisitos puede postularse, también se observa un menor número de mujeres participantes, por lo que respecto de esta etapa podría presumirse inicialmente que existe alguna forma de autolimitación de las mujeres.  También aquí habrá que hacer los estudios que permitan conocer los motivos por los cuales las mujeres no participamos más en este proceso.

Entre 2009 y 2018[iii], la Asamblea Legislativa, recibió del CNJ 4 listados con un total de 126 candidaturas para la CSJ, integradas por 31 mujeres y 95 hombres.  Dichas candidaturas fueron consideradas para elegir 20 magistraturas en 4 procesos diferentes. Al momento de decidir, únicamente se eligieron a 6 mujeres, a pesar de que varias de las demás reunían todos los méritos para ocupar una magistratura la CSJ.  En esta etapa también habrá que analizar cuáles son los factores que inciden en la decisión.

En un país donde más del 52% de la población está formada por mujeres y en el cual existen suficientes profesionales en derecho calificadas, estas cifras sobre la elección e integración de la CSJ deberían llamar a la reflexión e invitar, por lo menos, a: 1) realizar los estudios que permitan conocer cuáles son las razones concretas y/o los sesgos por los cuales hay menor participación de mujeres en cada etapa del proceso, así como menos magistradas electas; y 2) proponer las medidas que generen las condiciones para remover estas barreras y para que las mujeres podamos acceder en paridad a este y a todos los cargos para los que estamos calificadas.

*Abogada salvadoreña. Docente universitaria e investigadora en temas de justicia y lucha contra la corrupción.

[i] En esta cifra no se ha contabilizado la elección de un magistrado en 2012, dado que fue declarada inconstitucional.

[ii] Banco Mundial (2016). Women, Business and the Law.

[iii] En 2009, el listado incluyó 36 nombres ya estaba pendiente la elección de varios suplentes.

Foto: PxHere

About Justicia en las Américas

Este es un espacio de la Fundación para el Debido Proceso (DPLF, por sus siglas en inglés) en el que también colaboran las personas y organizaciones comprometidas con la vigencia de los derechos humanos en el continente americano. Aquí encontrará información y análisis sobre los principales debates y sucesos relacionados con la promoción del Estado de Derecho, los derechos humanos, la independencia judicial y el fortalecimiento de la democracia en América Latina. Este blog refleja las opiniones personales de los autores en sus capacidades individuales. Las publicaciones no representan necesariamente a las posiciones institucionales de DPLF o los integrantes de su junta directiva. / This blog is managed by the Due Process of Law Foundation (DPLF) and contains content written by people and organizations that are committed to the protection of human rights in Latin America. This space provides information and analysis on current debates and events regarding the rule of law, human rights, judicial independence, and the strengthening of democracy in the region. The blog reflects the personal views of the individual authors, in their individual capacities. Blog posts do not necessarily represent the institutional positions of DPLF or its board.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s