Afro-descendant activism takes center stage in Cuba’s July protests

Caleb Weaver*

Versión en español aquí.

Massive and seemingly spontaneous protests erupted across Cuba on Sunday, July 11, with thousands of people taking to the streets in over fifty cities, including a crowd of 2,000 in central Havana. Although these protests appear to have taken Cuba’s government by surprise, President Miguel Díaz-Canel quickly rallied the one-party state’s response, deploying the National Police (PNR) and armed forces (FAR), including special forces known as “black berets,” and calling government supporters into the streets for counter-protests. The streets of Havana and other cities remained ‘militarized’ for the following several days.

As the dust settled on the protests, civil society and independent media began to denounce a series of abuses in the government’s response, including one confirmed death: 36-year-old Diubis Laurencio Tejeda, who witnesses say was shot in the back during a confrontation between police and protestors in the La Güinera neighborhood of Havana. Tragically, Diubis’ mother died by suicide a week later, with family members reporting that she had been bereft since her son’s death. Other documented abuses include beatings, arbitrary detentions, and sexual assault of detaineesOne set of viral videos shows a special forces member bursting into a house with his gun drawn and the aftermath of an apparent shooting in the house.

Seguir leyendo

Activismo afrodescendiente protagoniza las protestas de julio en Cuba

Caleb Weaver*

English version here.

Protestas masivas y aparentemente espontáneas estallaron en toda Cuba el domingo 11 de julio, en las que miles de personas salieron a la calle en más de cincuenta ciudades, incluida una multitud de 2,000 personas en el centro de La Habana. Aunque estas protestas parecen haber tomado por sorpresa al gobierno cubano, el presidente Miguel Díaz-Canel rápidamente reunió la respuesta del estado unipartidista, desplegando a la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), incluidas las fuerzas especiales conocidas como “boinas negras”, y convocando a los partidarios del gobierno a las calles para las contra protestas. Las calles de La Habana y otras ciudades permanecieron “militarizadas” durante los días siguientes.

A medida que se asentaban las protestas, la sociedad civil y los medios de comunicación independientes comenzaron a denunciar una serie de abusos en la respuesta del gobierno, incluida una muerte confirmada: Diubis Laurencio Tejeda, de 36 años, quien según los testigos recibió un disparo en la espalda durante un enfrentamiento entre la policía y los manifestantes en el barrio de La Güinera, en La Habana. Trágicamente, la madre de Diubis se suicidó una semana después, y sus familiares informaron que estaba desconsolada desde la muerte de su hijo. Otros abusos documentados incluyen golpizas, detenciones arbitrarias y agresiones sexuales a personas detenidas. Una serie de vídeos virales muestra a un miembro de las fuerzas especiales irrumpiendo en una casa con su arma desenfundada y las consecuencias de un aparente tiroteo en la casa.

Seguir leyendo

Democracia Militante y Bicentenario de la Independencia*

César Landa**

Con motivo de los doscientos años del aniversario de la independencia del Perú, hemos llegado a una etapa de reflexión acerca del estado de la Nación, en relación a las promesas de libertad, justicia e independencia con que el general José de San Martin juró junto al pueblo de Lima, el 28 de julio de 1821, el fin del colonialismo de la monarquía española. 

Con una mirada del presente se podría señalar que, si bien aun queda mucho por expandir el bienestar, fortalecer la democracia y la vida sujeta a la Constitución, mucho también se ha avanzado en cada época; en el siglo XIX aboliendo la esclavitud de los afroperuanos y el tributo indígena –trabajo gratuito-, y, en el siglo XX reconociendo el derecho al sufragio de las mujeres, los analfabetos, mayores de 18 años, y militares y policías. Asimismo, el reconocimiento de la propia independencia política y el aseguramiento de la integridad territorial -aunque mermada en conflictos internacionales-, ha ido configurando al Estado.

Seguir leyendo

Venezuela: The pandemic at the end of the world

José C. Ugaz SM*

How grand corruption and its functional kleptocracy destroyed a nation, condemning millions of Venezuelans to misfortune, a country which went from Bolivar’s dream to a never-ending nightmare. 

Grand corruption is like the coronavirus. Just as the coronavirus enters organisms silently and does not become visible until it has already taken hold of them, corruption undermines the structures of the State and its institutions in a subterranean manner until it is too late to prevent it. Like the virus, corruption does not distinguish between gender, age or social class, although it undoubtedly has the worst effects on the most vulnerable, for whom it is often fatal. And as we are seeing with COVID-19, corruption also deepens poverty and destroys the economy. Like the microorganism, it is easily contagious, spreads without limits, and has no cure. Only its terminal effects can be controlled with specific vaccines. Furthermore, it is not static. Corruption transforms itself like a new strain of COVID-19 resistant to antibodies which makes it very difficult to eradicate.

Seguir leyendo

Venezuela: La pandemia del fin del mundo

José C. Ugaz SM*

De cómo la gran corrupción y su cleptocracia funcional, destruyeron una nación, condenando a la desgracia a millones de venezolanos, que pasaron del sueño de Bolívar a una pesadilla interminable.

La gran corrupción es como el coronavirus. Así como éste se introduce en los organismos en silencio y no se hace visible hasta que ya se apoderó de ellos, la corrupción va socavando las estructuras del Estado y sus instituciones, soterradamente, hasta que es muy tarde para prevenirla. Como el virus, la corrupción tampoco distingue género, edad o clase social, aunque sin duda alguna, golpea con fuerza a los más vulnerables, para quienes muchas veces resulta fatal. Y como lo estamos viendo con la COVID-19, la corrupción también profundiza la pobreza y destruye la economía. Al igual que el micro-organismo, se contagia fácilmente, se esparce sin límites, y no tiene cura, sólo puede controlarse en sus efectos terminales con ciertas vacunas. A esto se suma que no es estática, se va transformando, cual nueva cepa resistente a los anticuerpos, lo que hace muy difícil su erradicación.

Seguir leyendo

Protecting Victims’ Identities in Doe v. Chiquita: Amicus filed before US Supreme Court*

Allie Lee** and Allie Brudney***

On July 8, 2021, Corporate Accountability Lab filed an amicus brief asking the US Supreme Court to grant certiorari in the case, Doe v. Chiquita Brands International. The case was brought by the family members of trade unionists, banana workers, political organizers, social activists, and others targeted and killed by the United Self-Defense Group of Colombia (Autodefensas Unidas de Colombia, AUC), a right-wing paramilitary organization in Colombia funded in part by Chiquita, the US-based multinational banana company. The plaintiffs are suing Chiquita, alleging that Chiquita aided and abetted the AUC by financing them.

The question at issue before the Supreme Court is technical and narrow: whether a party that challenges a protective order that both parties stipulated to should bear the burden of showing good cause for the modification. What this actually means is that the petitioners (a sub-group of plaintiffs) are asking the Court to review the 11th Circuit’s decision to lift the protective order that allows them to proceed without their names, addresses, phone numbers, or employment information being revealed to the public. Thus far, although Chiquita has access to these petitioners’ identifying information, the protective order has prevented the information from becoming public. If the petitioners’ identities are to become public, many of them will be at high risk of physical harm, and may even be killed.

The amicus brief — signed by eleven international human rights organizations and one Colombian law firm — argue that the protective order should not be lifted, as revealing the petitioners’ identities would put their lives at risk. 

This blog post begins by providing background on the Doe v. Chiquita case. Next, it explains the procedural history behind the protective order and why the Supreme Court should review the Appellate Court’s decision, outlining the danger that human rights defenders in Colombia face. Finally, we discuss why it is important that communities impacted by corporate abuse are able to safely obtain remedies and hold offending corporations accountable. 

Seguir leyendo

Protección de la identidad de las víctimas en el caso Doe vs. Chiquita: Amicus presentado ante la Corte Suprema de Estados Unidos*

Allie Lee** y Allie Brudney***

El 8 de julio de 2021, Corporate Accountability Lab presentó un memorial de amicus curiae solicitando a la Corte Suprema de Estados Unidos que conceda el certiorari en el caso, Doe v. Chiquita Brands International. El caso fue presentado por los familiares de sindicalistas, trabajadores del sector bananero, organizadores políticos, activistas sociales y otras personas atacadas y asesinadas por las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), una organización paramilitar de derecha en Colombia financiada en parte por Chiquita, la empresa bananera multinacional con sede en Estados Unidos. Los demandantes han interpuesto una querella contra Chiquita, alegando que Chiquita fue cómplice de las AUC financiándolas.

La cuestión que se plantea ante la Corte Suprema es técnica y estrecha: si una parte que impugna una orden de protección que ambas partes estipularon debe soportar la carga de demostrar la buena causa de la modificación. Lo que esto significa en realidad es que los peticionarios (un subgrupo de demandantes) piden a la Corte que revise la decisión del 11º Circuito (la Corte de Apelaciones) de levantar la orden de protección que les permite proceder sin que sus nombres, direcciones, números de teléfono o información laboral sean revelados al público. Hasta ahora, aunque Chiquita tiene acceso a la información de identificación de estos peticionarios, la orden de protección ha impedido que la información se haga pública. Si las identidades de los peticionarios se hacen públicas, muchos de ellos correrán un alto riesgo de sufrir daños físicos, e incluso podrían ser asesinados.

El escrito de amicus curiae – firmado por once organizaciones internacionales de derechos humanos y un bufete de abogados colombiano – argumenta que la orden de protección no debe ser levantada, ya que revelar la identidad de los peticionarios pondría en peligro sus vidas. 

Esta entrada del blog comienza proporcionando los antecedentes del caso Doe vs. Chiquita. A continuación, se explica la historia procesal detrás de la orden de protección y por qué la Corte Suprema debe revisar la decisión de la Corte de Apelaciones, destacando el peligro que enfrentan los y las defensores/as de derechos humanos en Colombia. Por último, discutimos por qué es importante que las comunidades afectadas por los abusos de las empresas puedan obtener recursos de forma segura y hacer que las empresas infractoras rindan cuentas. 

Seguir leyendo

Prensa concentrada en Perú: ¿Salvo el mercado todo es ilusión?

David Lovatón Palacios*

“La garantía del pluralismo es la manera cómo las sociedades democráticas se ponen a buen recaudo de la aparición de algo así como una ‘tiranía de los valores, conforme a la cual una mayoría poderosa, bajo el argumento de haber descubierto una supuesta verdad dogmática, sojuzga el pensamiento y la acción de una minoría que se aparta de ella, la cual, por vías pacíficas y democráticas, busca canalizar sus dudas hacia esa aparente verdad.” (Tribunal Constitucional peruano, STC N° 00015-2010-PI)

El control gubernamental de la prensa siempre ha sido uno de los principales anclajes de las dictaduras civiles y militares en América Latina y el Caribe. Hoy en día la padecen la Venezuela de Maduro y la Nicaragua de Ortega, quienes controlan la mayor parte de los medios de comunicación y hostigan y persiguen a los medios independientes. En el Perú también sufrimos de confiscación de la prensa durante la dictadura militar de la década del setenta y de la vergonzosa compra – con fajos de dólares – de la línea editorial de diversos medios privados por el régimen de Fujimori y Montesinos en los noventas.

Pero hay otra amenaza a la libertad de expresión en nuestro continente de la que no se habla lo suficiente: la excesiva concentración privada de la prensa. Corporaciones empresariales que logran una posición de dominio en el mercado periodístico, que bajo los esquemas de propiedad cruzada convierten en cada vez más borrosas las fronteras entre lo que se informa – y cómo se informa – y la defensa de sus intereses económicos y políticos. Lo acabamos de vivir en el Perú con el grupo “El Comercio” y su lamentable parcialización durante las últimas elecciones presidenciales en las que – con claridad – tomó partido por la candidata que aseguraba la continuidad del “modelo económico”.

Seguir leyendo

Estrasburgo y San José cierran filas: diálogo entre cortes sobre independencia judicial de fiscales (PARTE II)

Marie-Christine Fuchs

* Este artículo fue publicado originalmente en el blog Agenda Estado de Derecho, iniciativa del Programa Estado de Derecho para Latinoamérica de la Fundación Konrad Adenauer. La publicación está disponible aquí.

A finales de 2020, por primera vez en sus más de 40 años de historia jurisprudencial, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) declaró inconvencional las destituciones arbitrarias de dos fiscales. Sorprende la espera de todos estos años, considerando que no solo jueces, sino también fiscales son objeto de crecientes amenazas a su independencia, tanto en Latinoamérica y Europa como en otras regiones. El ejemplo más reciente es la destitución arbitraria no solo de los cinco magistrados de la Sala de lo Constitucional sino también del Fiscal General en El Salvador el 1 de mayo de 2021. 

Este artículo no solo versa sobre la pregunta si para fiscales aplican las mismas garantías judiciales que para jueces (sobre restricciones y destituciones ilegítimas de jueces véase Parte I de este artículo). También vislumbra cómo el Tribunal Interamericano buscó inspiración en los precedentes del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). 

Seguir leyendo

The significance of the Engel list: against corruption and in defense of democracy

Katharine Valencia*

Adapted from an article originally published on Revista Factum.

Spanish version available here.

There has been much attention to the “Engel List” in Central America in recent weeks. The list of corrupt and undemocratic actors published by the US Department of State on July 1 was highly anticipated, especially after a list of corrupt Central American officials requested by Congresswoman Norma Torres was published in May. With the Torres list paving the way, a total of 55 individuals from El Salvador, Guatemala, and Honduras were included on the Engel List, including high-level judges, members of Congress, and (in the case of El Salvador) presidential administration officials. 

Many of those placed on the list or associated with those named have sought to downplay its importance or asserted a lack of evidence against them. But what does inclusion on the Engel list actually mean? How important is it from the US perspective and what weight does it have? 

Seguir leyendo