El vaso medio lleno

Autor: Diego García Sayán – La República (Perú)

La historia no se congela. Las cosas evolucionan – o regresionan -, según se les mire, y no quedan entumecidas en el tiempo. Una visión objetiva de los procesos es indispensable para que las acciones o contribuciones de cada cual se den sobre datos de la realidad y no sobre visiones distorsionadas de la misma. En esa perspectiva, hay evoluciones importantes que se vienen produciendo en América Latina que es bueno detectar. Parte de esa evolución se vienen dando en el terreno de la democracia y los derechos humanos.

Este comentario es oportuno porque esta semana se ha conmemorado el 65º aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Y porque en ese día, el martes 10 de diciembre, el premio sobre derechos humanos que las Naciones Unidas entregan cada cinco años fue recibido en solemne ceremonia en la sede de la ONU por la Suprema Corte de México, representada por su presidente Juan Silva Meza. Nunca una institución latinoamericana y jamás una institución pública del mundo había sido merecedora de tal distinción. ¿Han cambiado los criterios en la ONU? O, más bien, algo está cambiando en la realidad que hace que una institución del Estado pueda hoy recibir una distinción de este tipo.

Lea el artículo completo aquí

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s