43ª ASAMBLEA GENERAL DE LA OEA: PREVALECIÓ LA PRUDENCIA

Autoras: María  Clara Galvis y Katya Salazar

Asamblea General en Guatemala

Asamblea General en Guatemala

El día jueves 6 de junio, en la ciudad de La Antigua Guatemala, finalizó la 43ª Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA). Este año la reunión anual de cancilleres de todos los países de América (menos Cuba) era de especial relevancia por varias razones: por un lado, el tema central de la Asamblea era la política de la región frente a las drogas[1]; un tema espinoso, donde hay posiciones bastante distintas y hasta contradictorias entre los Estados miembros de la OEA. Por otro lado, y en relación con el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, esta reunión “tomaría el pulso” de los Estados en torno a la reforma del Sistema, después de dos intensos años de discusión, debates, propuestas, reformas y una Asamblea General Extraordinaria realizada en marzo pasado con la que formalmente concluyó el proceso de reflexión sobre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Adicionalmente, se esperaba la discusión y aprobación por la Asamblea de una resolución que abordaría el tema, aunque no se sabía cómo; y, lo más importante, en esta Asamblea se elegirían tres personas para integrar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos del 2014 al 2017.

Los países que presentaron candidatos a la CIDH fueron Colombia y México (para la reelección), Brasil, Ecuador, Estados Unidos y Perú. La campaña para promover a sus candidatos fue asumida con mucha energía por estos Estados. Con la finalidad de darle mayor transparencia al proceso, la OEA organizó en mayo pasado un foro público, en su sede, con todos los candidatos, quienes se presentaron y respondieron preguntas de los representantes estatales y de la sociedad civil. En este contexto, llamó la atención la gestión particularmente proactiva del canciller ecuatoriano, quien –de acuerdo con la información que se encuentra en la página web de la Cancillería ecuatoriana[2]– durante los últimos meses visitó buena parte de los países de la región para promover la continuación del diálogo sobre la CIDH y la aprobación de reformas a este órgano, y –suponemos–, para promover también su candidato a la Comisión. Junto con Bolivia, Ecuador había promovido una segunda reunión de Estados Parte de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que se llevó en Cochabamba el 14 de mayo pasado.

Ecuador había invertido considerable tiempo, recursos y personal, y llegó a la Asamblea General dando por segura la elección de su candidato y el apoyo de sus iniciativas. Pero esto no ocurrió: ni el candidato ecuatoriano fue elegido, ni la propuesta de resolución presentada por Ecuador fue aprobada.

Para leer el artículo completo haga click aquí.


[1] El  tema exacto de la reunión fue: “Por una política integral frente al problema mundial de las drogas en las Américas”

[2] www.cancilleria.gob.ec

Comentarios sobre la sesión del Consejo Permanente con sociedad civil (7 de marzo)

Katya Salazar, DPLF. Reunion especial del Consejo Permanente, 7 de marzo de 2013.

Katya Salazar, DPLF. Reunion especial del Consejo Permanente, 7 de marzo de 2013.

Autora: Katya Salazar

El jueves 7 de marzo se llevo a cabo una Sesión Extraordinaria del Consejo Permanente con las organizaciones de la sociedad civil y otros actores o usuarios del Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Ese día, por la mañana, fue conocido un proyecto de resolución para ser discutido en la Asamblea General Extraordinaria del 22 de marzo y presentado por el Presidente del Consejo Permanente en el que se resolvía en el punto 3:

3) Encomendar a la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos que, sobre la base de propuestas que presenten los Estados Parte de la Convención, elabore un proyecto de enmiendas a la Convención Americana sobre Derechos Humanos y, previa consideración de los mismos, lo someta en el segundo semestre del 2014 a la consideración de la Asamblea General, en un periodo extraordinario de sesiones, para lo que estime conveniente

Durante la Sesión Extraordinaria, varias organizaciones expresamos nuestra profunda preocupación sobre este proyecto de resolución que pareciera volver a iniciar un proceso que está terminando y que además va claramente en contravía de lo expresado por diversos Estados durante las últimas semanas, tanto en foros públicos como privados, quienes de manera clara han mostrado su satisfacción con el informe de la Comisión Interamericana y con las propuestas de reforma que esta se alista a realizar. También se expresó la necesidad de culminar con el proceso en el plazo previsto, que es el 22 de marzo.

Cabe destacar que en sus respuestas, los Estados que abordaron el tema de la propuesta de resolución se distanciaron de ella, señalando que era solo una propuesta; algunos expresaron que la habían recibido ese mismo día o incluso que no la habían visto. El representante de Nicaragua (país que tiene la presidencia del Consejo Permanente) reiteró que era solo una propuesta. Por su parte, la Secretaria General de la OEA expresó al inicio de la reunión su satisfacción con el informe de la CIDH y su deseo que el proceso culmine el 22 de marzo, tal como se había acordado.

Algunas organizaciones levantaron su voz para cuestionar las limitaciones en la participación de la sociedad civil durante el proceso y en especial la falta de información sobre esta última reunión. Una medida positiva fue el acuerdo tomado por los Estados en una sesión previa de convocar a una sesión adicional con sociedad civil durante la semana de las audiencias públicas ante la CIDH (11-15 de marzo). Aunque esta nueva reunión aun no tiene fecha se reitero el compromiso de los Estados en este sentido.

Esperamos que -tal como se acordó por los propios Estados- el proceso culmine el 22 de marzo, día de la Asamblea General extraordinaria. Esto, por supuesto, no significa que los actores del sistema dejaran de reflexionar y discutir sobre cómo mejorar el desempeño del mismo, pero lo harán sobre la base de reformas concretas que responden de forma clara y contundente a las preocupaciones que los Estados tenían y que pusieron en marcha el proceso de reforma.

Próxima elección de integrantes de la CIDH: transparencia y participación

Autoras: Katya Salazar y María Clara Galvis

Comisionados durante el periodo de audiencias de octubre 2012

Comisionados durante el periodo de audiencias de octubre 2012

En junio de 2013 tendrá lugar la elección de nuevos integrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Históricamente el mecanismo de postulación y elección de candidatos y candidatas a integrar los organismos interamericanos no ha contado con espacios de participación para la sociedad civil ni flujo abierto de información sobre perfil de los candidatos y/o candidatas, afectando los niveles de transparencia y publicidad de estos procesos.  El proceso de elección del nuevo miembro de la CIDH es una oportunidad para fortalecer los canales de participación e instituir prácticas más transparentes al interior del Sistema Interamericano en consonancia con el proceso de mejorar las prácticas del SIDH que ha tenido lugar en los últimos meses.

DPLF considera que el Consejo Permanente de la OEA debería adoptar la práctica de realizar audiencias públicas con los candidatos y/o candidatas, en las que sea posible formularles preguntas que permitan conocer su compromiso con la defensa de los derechos humanos, su nivel de comprensión de los problemas de la región y el rol que en su criterio debe jugar el Sistema frente a ellos. Celebrar estas audiencias de manera pública serviría además para aumentar la legitimidad de la elección; también ayudaría a informar sobre procesos que son importantes para la región, lo cual contribuiría a generar mayor interés y participación de la población del hemisferio en el trabajo del Sistema Interamericano.

Además, la designación de los candidatos y candidatas por parte de los Estados debería ser el resultado de un proceso que permita el escrutinio público y la evaluación detallada de los postulados en los cuales se tengan en cuenta los siguientes principios:

  • Conocimientos de derecho internacional y derecho interamericano, en el caso de quienes aspiren a la Corte;
  • Conocimiento de los temas de derechos humanos propios del mandato de la Comisión Interamericana, en el caso de quienes aspiren a integrarla;
  • Conocimientos sobre el funcionamiento práctico de los órganos del Sistema;
  • Contribución del candidato o candidata a la implementación de las decisiones de los órganos interamericanos bien sea desde la función pública, las organizaciones de derechos humanos, la academia o la prensa, entre otros espacios;
  • Desempeño de funciones estatales, en cualquiera de los poderes públicos, con una demostrada perspectiva de derechos humanos y de cumplimiento de obligaciones internacionales;
  • Conocimiento de los principales debates políticos y jurídicos existentes en el ámbito interamericano;
  • Comprensión de la realidad política de la región y de las particularidades más relevantes de los países;
  • Habilidad demostrada para el diálogo con los diferentes actores: tanto con representantes estatales como con víctimas de violaciones de derechos humanos y organizaciones de la sociedad civil;
  • Trayectoria demostrada de independencia e imparcialidad;
  • Escritos, publicaciones o entrevistas sobre temas propios de las funciones de la Comisión y la Corte.

La elección de nuevos miembros de la CIDH coincide con una etapa de cambios al interior del SIDH. Se puede deducir desde ya que una de las lecciones de este proceso de reforma es que el debate público puede enriquecer las distintas posiciones y tiene el potencial de prevenir retrocesos lamentables. Es hora de una apertura a la transparencia y participación al proceso de selección de los comisionados o comisionadas.

Para más información sobre elección de miembros de organismos interamericanos, ver Revista Aportes, Número 17, diciembre de 2012.